5 Mujeres científicas que fueron borradas de la historia

No es un secreto que anteriormente las mujeres no eran reconocidas en el ámbito científico, ya que se ha mencionado erróneamente que los inventos o descubrimientos más grandes de la humanidad, no fueron hechos por ninguna mujer. 

 

No obstante, existen registros desde el año 10 mil antes de nuestra era, de mujeres que se desempeñaban como médicas y geómetras en el antiguo Egipto; lamentablemente no existen muchos registros de ellas, ya que fueron silenciadas por la estructura patriarcal, pues previamente no se les permitía el acceso al conocimiento o a posiciones de autoridad.

 

Afortunadamente gracias al cambio de la sociedad se han ido encontrando registros, de los cuales te platicamos cinco casos de mujeres que fueron científicas.

Hipatia

Si nos transportamos al siglo V en la ciudad de Alejandría, podemos ver un claro ejemplo de lo que pasaba si las mujeres rompían el esquema de la sociedad patriarcal, ya que eran maldecidas, quemadas en la hoguera o apedreadas, como Hipatia, hija de Teón, un matemático del Museion o Musaeum y astrónomo notable el cual, le dejó la herencia de la gran tradición científica del museo.

 

Hipatia se llegó a convertir en una renombrada profesora que daba lecciones públicas de las ideas de Platón y Aristoteles, incluso llegó a superar a su padre en el saber. 


Sobre ella dijo el historiador turco Filostorgio:Aprendió de su padre las ciencias matemáticas, pero resultó mucho mejor que el maestro, sobre todo en el arte de la observación de los astros.

María la Judía

En el siglo VI una alquimista de Alejandría conocida como María la Hebrea, Miriam la Profetisa o María la Judía, fue la primera mujer relacionada con la alquimia. Fue autora de varios escritos científicos, los cuales desafortunadamente, no se han conservan en su formato original. Entre sus inventos destacan la mejora de la destilación de sustancias químicas como es el caso de el tribikos y el kerotakis, pero sobre todo uno de los más populares es, el del “baño María” el cual sigue siendo el más utilizado hasta la fecha.

Hildegarda de Eibingen

Nació en Bermersheim, Alemania en el año 1098, fue la menor de diez hijos la cual fue considerada por sus padres como el diezmo para dios, por lo cual fue anexada a los 14 años en el monasterio de Disibodenberg. 


Cabe mencionar que del siglo XI al XII el único acceso a la educación para las mujeres fue el de los conventos. Hildegarda tuvo educación de lengua latina, lectura de la sagrada escritura y canto gregoriano, fue autora de obras destacadas como Scivias, Sobre teología dogmática, Liber Divinorum Operum, Sobre cosmología, antropología y teodicea, incluso escribió una enciclopedia científica sobre las propiedades curativas de plantas y animales. Lamentablemente en el siglo XI el papa Gregorio VII eliminó los monasterios mixtos y paulatinamente está guía de estudios desapareció.

Chien - Shiung Wu

Nacida en Liu Ho, un pequeño pueblo cerca de Shanghai el 31 de mayo de 1912, Chien asistió a la primera escuela para niñas fundada y dirigida por su padre. Desde niña se trasladó a los Estados Unidos, en donde años después se convertiría en ciudadana estadounidense. 

 

Continuó con sus estudios, en la Universidad de Columbia en la cual se graduó con honores como física y se llegó a convertir en profesora asociada y años después en titular y catedrática.

 

Uno de los trabajos más mencionados es el experimento de Wu, el cual fue llevado a cabo en 1956. 

 

Sus colegas Tsung-Dao Lee y Chen-Ning Yang, acudieron a Chien- Shiung Wu, con la finalidad de recibir sus especulaciones respecto la técnica de la Conservación-P


Ella demostraría la teoría sobre la conservación-P, la cual fue aprobada por la comunidad científica, lamentablemente sus compañeros no le dieron el crédito del que ella era merecedora, pues ellos recibieron el premio Nobel en física en 1957.

Hedy Lamarr

Esta es sin duda, una de tantas pruebas para las personas que erróneamente dicen, que la belleza está peleada con la inteligencia.


Hedwig Eva Maria Kiesler, nació el 9 de noviembre de 1914, en Austria, fue conocida popularmente como una de las actrices más hermosas de Hollywood en los años treinta y cuarenta.


Tras huir de su primer matrimonio con un nazi, Lamarr migró hacia los Estados Unidos y fue durante esta travesía que conoció a un productor cinematografico, Louis B. Mayer, el cual le ofreció trabajo; sin embargo, solo le pidió un requisito, cambiarse el nombre a Hedy Lamarr, en honor a la actriz de cine Barbara La Marr. 


Tras la llegada de la segunda guerra mundial, Hedy prestó sus servicios al gobierno de Estado Unidos ya que contaba con información muy valiosa, pues anteriormente su primer esposo la obligaba a tomar reuniones con él en donde se tocaban temas del armamento alemán. 


En esas reuniones, Lamarr se dio cuenta que la señales de radio guiaban a los torpedos de la armada norteamericana, y que eran muy fáciles de interceptar.  Así fue que junto a su amigo George Antheil, quien era pianista y compositor, crearon un sistema precursor del Wifi, el cual fue reconocido hasta 1997.


Cabe mencionar que fue una niña superdotada, ya que a la edad de tan solo 11 años, Hedwig ya dominaba el piano, la danza y cuatro idiomas, todo esto hasta que tuvo la edad suficiente para entrar a la universidad para estudiar ingeniería.

Artículos más visitados

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on tumblr

Más artículos que te pueden interesar