Clístenes, el primer demócrata de la Antigua Grecia

La democracia se ha entendido durante siglos como el gobierno del pueblo y en países democráticos, esta figura de gobierno se ejerce mediante el voto (democracia participativa) y se representa --como su nombre lo indica-- con funcionarios o servidores del poder político (democracia representativa).

La democracia se ha entendido durante siglos como el gobierno del pueblo y en países democráticos, esta figura de gobierno se ejerce mediante el voto (democracia participativa) y se representa –como su nombre lo indica– con funcionarios o servidores del poder político (democracia representativa).

 

Sin embargo, el primer sistema democrático no impulsaba el voto, sino el sorteo. Esto se debe a que el político ateniense que introdujo la democracia en la antigua Grecia, pretendía a través de la isonomía o la igualdad de los ciudadanos ante la ley, que cualquier persona del pueblo pudiera posicionarse en las esferas del poder público y ejercer funciones políticas. 

 

Pero, ¿quién era ese político ateniense que buscaba elevar los derechos de la ciudadanía?

 

Clístenes de Atenas fue un político que rivalizaba con el sistema de la tiranía la cual estaba representada por la oligarquía y la aristocracia ateniense, y que buscaba un sistema de gobierno diferente basado en reformas sociales e institucionales las cuales comprendían la igualdad entre los ciudadanos. 

 

Durante la tiranía de Hipias, Clístenes se había desempeñado como arconte o gobernante, sin embargo, tras el exilio del primero, quedó abierto el campo para asumir un nuevo liderazgo que se disputaba con el aristócrata Iságoras. 

 

Reformas

 

A pesar de la oposición de la oligarquía, Clístenes logró hacerse con el poder e instaurar un gobierno democrático que comenzó por la ley del ostracismo, es decir, el destierro de las personas que ejercieron un mal gobierno o desempeño público. 

 

Curiosamente el ostracismo, sí se realizaba mediante el voto o consulta popular y se escribía en una vasija hecha de barro o en el caparazón de una tortuga, el nombre de aquellos ciudadanos que habían sido condenados al destierro. 

 

Otra de las reformas institucionales que logró Clístenes, fue la ampliación de los miembros de la Boulé o Consejo, que estaba compuesta por 400 ciudadanos divididos en cuatro tribus; sin embargo Clístenes aumentó el número a 500 y dividió a las tribus en 10 partes a fin de que cada una de ellas tuviera una representación en la asamblea de 50 miembros. 

 

Esta acción de dividir a las tribus y aumentar el número de representantes, fue con la intención de aumentar la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones de la vida pública. 

 

Clístenes ahora

 

Sobre Clístenes, el ex presidente de Uruguay, Pepe Mujica, ha señalado que aquel ateniense decidió liberar a todos aquellos esclavos que estaban purgando una pena por tener una deuda económica. 

 

“Clístenes decide darles la libertad a los esclavos por deuda. Pero ellos, como seguían siendo pobres, piden que se les dé algo para poder vivir. Clístenes sabía que ese ‘algo’ había que sacárselo a la oligarquía de su tiempo. Sin embargo, decidió darles una cosa: el voto en la Asamblea. Les empezó a dar poder político”.

 

Con esto, Pepe Mujica señala lo que fue el comienzo de la democracia y con ello, la evidencia de un fantasma que la ha perseguido desde entonces: la desigualdad social. 

 

“El primer fantasma que tiene la democracia es la terrible desigualdad que convive con ella desde su origen. Estamos en un continente terriblemente injusto. Probablemente hoy, habrá un nuevo multimillonario en América Latina. Pero tal vez el año que viene, o a fin de este año, tengamos 240 millones de pobres y no menos de 70 u 80 millones de gente viviendo en la extrema pobreza. Ahí está la contradicción fundamental que tienen nuestras democracias”.

 

Así lo consideró Mujica durante su participación en el Curso Internacional “Estado, política y democracia en América Latina”, y agregó que “la excesiva concentración de riqueza termina siendo un fantasma que torpedea las decisiones políticas”, tal como Clístenes lo hubiera pensado en los años 500 antes de nuestra era.

Artículos más visitados

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on tumblr

Más artículos que te pueden interesar