Agustín Lara. Ni tan romántico como creías

Agustín Lara es quizá, el mejor compositor mexicano de la historia. Ha sido interpretado por cientos de cantantes en todo el mundo; su influencia rebasa lo musical, pues ha estado presente en el cine, pinturas y literatura, pero ¿qué hay detrás del romanticismo del Flaco de Oro?

Él siempre aseguró que había nacido a las orillas del Río de Papaloapan, Veracruz, pero no fue así; nació en la Ciudad de México el 30 de octubre de 1897 como lo demuestra la foto de su acta de nacimiento. Y aunque le preguntaban por qué no tenía acento y modismos jarochos, Agustín evadía las explicaciones, e incluso hoy en día, hay un museo dedicado a El músico poeta en esa región de Veracruz.

Acta de defunción de Agustín Lara.

Durante su carrera profesional se dedicó a mantener una facha de hombre bohemio y despreocupado, un enamorado del amor; quizá, consecuencia de sus inseguridades físicas o lo estricto que era su padre con él, quien abandonó a su madre y a su hermana menor , cuando Agustín tenía 13 años, quedando como sostén de la casa, y es ahí donde un amigo de la familia le consigue un empleo como pianista en un prostíbulo.

La vida nocturna de la naciente capital mexicana impregnó el estilo musical y lírico de Agustín Lara, la idealización de la figura femenina y el amor como redentor de una vida de excesos, fue su sello artístico; él era un puberto entre mujeres, un niñito protegido y erotizado por ellas, llevándolo a significar que las riñas, celos y violaciones, son la única manera de socializar con las mujeres, y así se manifestó en todas sus relaciones.

A los 20 años, ya sin ningún contacto con su familia, Agustín se casó con Ester Rivas Elorriaga, quien estaba embarazada; sin embargo su hijo murió prematuramente y terminaron por divorciarse. Tres años más tarde, una pelea con una prostituta con la cual mantenía una relación, le deja una cicatriz en la mejilla izquierda hecha con una botella rota, lo que lo lleva a aumentar sus inseguridades y depresión.

En 1928 se casa con Angelina Bruschetta, dueña del restaurante donde tocaba el piano, y diez años después, harta de sus infidelidades y tras enterarse de su primer matrimonio, Angelina le deja una carta de despedida en el piano donde le compuso varias canciones. Aquí te dejo el audio de esa carta.

Después de casarse dos veces –una de ellas con una menor de edad que fue abusada sexualmente, en su intento de ser el héroe y salvarla del “mal camino”–, conoce a Maria Félix.

La prensa se volvió loca, fue el romance de la década. La Doña y El Flaco de Oro vivieron su relación como artistas: intensamente.

La intensidad era tal que en un ataque de celos, mientras su María Bonita, grababa la película La china poblana, Agustín Lara visitó el set con una pistola en mano e intentó dispararle en la cabeza; María Félix reaccionó rápido y alcanzó a agacharse. Después de ese atentado La Doña deja el país y se va a España.

Ya con 56 años de edad, se vuelve a casar; ahora con Yolanda Santacruz Gazca, quien tenía 15 años, y la llena de todos los lujos que la fama trae consigo. En 1961 Yolanda lo abandona por sus estados depresivos, que cada día aumentaban más, a tal punto de aislarse por meses.

Finalmente, Agustín Lara muere a los 73 años en el hospital inglés de la Ciudad de México y se anuncia su muerte en la XEW; es enterrado con autorización de Gustavo Díaz Ordáz en La Rotonda de los hombres ilustres después de un homenaje en Bellas Artes.

El músico poeta, fue una estrella de talla internacional, compositor de más de 500 temas, un referente de la música nacional contemporánea y también un claro ejemplo de cómo el machismo se puede romantizar tanto que honramos a un hombre mentiroso, promiscuo, vanidoso, pederasta y asesino. Creo que es hora de replantear quienes son nuestro ídolos ¿O tú qué piensas?

Artículos más visitados

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on tumblr

Más artículos que te pueden interesar