Navigation Menu+

Mi Experiencia en la Musicoterapia

Posted on Nov 20, 2018 by in Cultura, Música, Sociales | 0 comments

Esta semana no te hablaré de un disco, canción, vídeo o algo por el estilo; quiero escribir sobre una experiencia musical que viví el domingo: la musicaterapia.

Te preguntarás ¿Qué coños es eso? Según la definición del Instituto Mexicano de Musicoterapia Interdisciplinaria es el uso profesional de la música y sus elementos como una intervención en entornos médicos, educacionales y cotidianos con individuos, grupos, familias o comunidades que buscan optimizar su calidad de vida y mejorar su salud y bienestar físico, social, comunicativo, emocional, intelectual y espiritual. La investigación, la práctica, la educación y el entrenamiento clínico en musicoterapia están basados en estándares profesionales acordes a contextos culturales, sociales y políticos. En pocas palabras, es usar la música para sanar y transformar individuos, o bueno, así lo entiendo.

Belén me invitó a asistir al taller y no me lo pensé dos veces, primero porque me encanta compartir momentos con Belén, y en segunda porque desde hace más de una década entiendo que la música es más que una serie ordenada de sonidos y silencios. La música me ha mantenido cuerdo -o al menos eso creo-. Intuitivamente he practicado la musicoterapia desde entonces, pero quería conocer más del tema y explora desde un marco más formal.

Al llegar, Belén y yo nos encontramos con un guitarrista muy talentoso, el maestro Beto; segundos después llegó Sara, psicóloga y pianista por la UNAM, llegaron más personas y nos hicieron presentarnos uno a uno; entonces me di cuenta que quienes hacemos música o la usamos para diferentes objetivos, nos hemos dado cuenta que tiene una magia y queríamos saber más sobre ella y qué mejor que usarla como un instrumento de cambio.

Por hora y media (se me fue como agua), jugamos e hicimos varias actividades relacionadas con la música, formas que pocas veces podemos experimentar. Por hora y media fui niño de nuevo, e hice música de forma genuina, esa que sale del corazón sin filtro alguno; me recordó cuando jugaba con mis padres a hacer ritmos golpeando la mesa con los dedos, o cuando improvisaba una percusión y le preguntaba a mi madre ¿Qué canción es? entonces ella adivinaba o no, mayormente era la segunda. 

Bien dicen que todos necesitamos terapia, la gente necesita sanar y si eres de esas personas que no se sienten cómoda en las terapias “tradicionales”, la musicoterapia es una buena alternativa. No es necesario ser músico, en el grupo había gente arrítmica y se la pasó fabuloso, y eso fue lo maravilloso del domingo: un grupo de extraños divirtiéndose y creando música de la nada porque así es como se hacen la armonía, y no hablo solamente de música.

Agradezco el liderazgo y guía de Sara y Beto, sin duda, a quién esté leyendo este texto, le recomiendo que se dé una vuelta a concertare musika ubicado en Osa Mayor & Corona Boreal, Prado Churubusco, 04230 Ciudad de México, a unas calles del CNA. También te dejo su facebook.

Conoce la variedad de talleres y cursos, no sus planes de estudio y sobre todo la musicoterapia, está dirigida cualquier persona, en cualquier condición, ya sea que quieras aprender a impartirla, participar en la terapia o conozcas a alguien que le podría interesar el tema, comparte este artículo. La música es un lenguaje universal, así que no te limites.

Pepe Moss

 

¿Qué Opin@s?