Navigation Menu+

Los Otros

Posted on Feb 14, 2018 by in Cuento, Ficción, Hysterietas | 0 comments

Filofobia: Miedo al amor.

Somos los otros, aquéllos que no somos amados, no sabemos amar y además nos da miedo el amor.

Nos llaman las sombras, los abandonados, los fríos. Nosotros nos llamamos “Los Otros”.

Fuimos desterrados de los demás habitantes de la tierra. Cerca de diez mil personas vivimos en una pequeña isla, organizados hemos creado nuestra propia realidad.

Según “Los Amorosos”, somos una especie que no ha salido del todo normal. Pero eso no es verdad, al parecer y según las conclusiones que hemos llegado nosotros, es que “Los Amoroso” son los anormales inadaptados; nosotros preferimos la razón a vivir idiotizado por un sentimiento inexistente y tan enajenado.

Pero ni hablar, los idiotas ganan por mayoría, es por eso que nosotros hemos sido enviados aquí. A pesar de todo, no nos sentimos renegados, al contrario: aplaudimos por tan buena decisión de los “Amorosos”, al pensarlo mejor, no son tan estúpidos.

Nosotros, “Los Otros”, nos hemos organizado de forma fluida, creemos que la razón es primero que el amor. Conservamos nuestros recursos naturales, conservamos una estructura social simple y sincera y  nuestra economía se ejerce en intercambios y dar lo que en verdad se necesita. Nadie excede de los demás.

En las calles de “Los Otros”,  puedes andar como tú en verdad eres, puedes saludar o no saludar, da igual. No somos como los “Los Amorosos” fingiendo una sonrisita tan imbécil a las personas y por dentro sentir desagrado.

Nosotros, saludamos, pero si alguien nos cae mal, simplemente le decimos:

Chinga a tú re-puta madre.

Vete a la chingada.

Así, el otro puede contestarle o seguir de largo en su camino, nosotros no nos ofendemos, al contrario valoramos más una mentada de madre que un hipócrita saludo de un “Amoroso”.

¿Y qué hay del amor?

Bueno, “Los Otros” no entendemos esa palabra, nos da miedo. Nosotros nos guiamos por los deseos, sí lo leíste bien, los deseos; si queremos follar o coger, como mejor lo entiendas, lo hacemos, cada quien puede coger con quien quiera, sin obligación de responder a la tan invisible y esclava palabra como es el amor.

Pero mira que no debes de confundirte, “Los Otros” follamos libremente, pero al igual que donde viven “Los Amorosos” contamos con protección para enfermedades y para no reproducirnos en masa y los bruto.

A diferencia de “Los Amorosos”, sí utilizamos estos elementos, y no nos respaldamos en el amor, pensamos:

¿Para qué reproducirnos en masa, sino nuestros recursos no son suficientes?

¿Para qué traer más virus humano a la tierra?
No, la tierra ha sufrido suficiente con los que estamos.

¿Para qué traer más gente fea y desagradable?

Pero nuevamente pido no confundirse, “Los Otros” sí nos reproducimos, pero conforme la sociedad lo necesite.

Nuestra organización lleva un listado de cuantos somos en la isla, sus ocupaciones, edades y géneros, en nuestros colegios enseñamos no solo la razón sino el oficio, el trabajo. Es decir si muere un carpintero, detrás hay otro más joven y fuerte que está preparado para suplantarlo.

Así tenemos una economía estable. Nada de tener hijos como ratas, “Los Otros” tenemos un plan, un proyecto, sobrevivir, respetarnos y ser una fuerza para un futuro.

“Los Otros” hasta el momento de nuestra existencia no hemos tenido ningún problema bélico, como antes lo había comentado, si alguien odia, desprecia o simplemente no es de su agrado alguien puede decírselo y el otro puede contestarle.

Nosotros no nos respaldamos en amor a la patria, como “Los amorosos” lo hacen, para encubrir su avaricia, su envidia. Y llevar genocidios. O ¿Acaso los amorosos, no se dan cuenta que el amor suele estar involucrado en los mayores genocidios de la historia de la humanidad?

Nosotros no tenemos días especiales para el amor, nosotros sólo follamos en el momento que queramos, el día que sea.

Así somos “Los Otros”, los que no amamos por miedo, o por rechazo a ser esclavos a alguien, nosotros no somos “Amorosos”, sólo somos “Los Otros”, los que vivimos en lo profundo de los que dicen ser normales, vivimos en cada uno de quien fingen con una máscara ser alguien, o falsamente saluda a alguien, o que tiene que hacer un detalle para cogerse a quien quiera.

Somos “Los Otros” y pronto cuando caigan los idiotas de los “Amorosos”, “Los Otros”, seremos libres de ser nuestro verdadero ser.

Jorge Cano

¿Qué Opin@s?