Navigation Menu+

Los Contrastes de George Orwell

Posted on Ene 21, 2020 by in Cultura | 0 comments

George Orwell (Eric Blair) es de esos autores que me llamaron sin saber la razón, la primera obra que leí de él fue “Rebelión en la Granja”, tenía 13 años, estaba en la lista de lecturas recomendadas de la clase de español y dije “suena bien, lo leeré”, lo conseguí en una librería local y me fui enamorando de su narrativa, era como esas fábulas que me leía mi madre pero con un trasfondo político, y para mi Yo de 13 años era algo maravilloso.

Pasaron los años, y en la universidad, una amiga que le gusta el caos y espera siempre lo peor de la humanidad(creo que por eso somos tan buenos amigos), me recomendó/exigió leer “1984”, eso hice, y puedo decir que es un libro que cambió mi vida; después me enteré que es un plagio de “Nosotros” (Мы, My), una novela rusa de  Yevgueni Zamiatin escrita en 1924, pero publicada hasta 1988 por la cesura de la Unión Soviética. No soy lo suficientemente valiente para leer la historia de Zamiatin, pero sí para decirles, George Orwell es más parecido a sus villanos que a sus héroes.

Podrás leer en diferentes artículos y reseñas lo maravilloso y revolucionario que fue George Orwell, pero antes de “Rebelión en la Granja”, Eric Blair era un periodista y escritor poco conocido, ex policía imperial y guerrillero anti franquista, auto denominado como socialista demócrata. Es aquí donde hay una historia oscura detrás del éxito de Eric Blair, convirtiéndose en George Orwell.

Al termino de la Segunda Guerra Mundial, el mundo se polarizó en dos bloques: capitalismo y socialismo, liderados por Estados Unidos de América y la Unión Soviética, respectivamente. La CIA encontró en la fábula de dos cerdos que organizan a los animales para liberarse del yugo de los granjeros, la ventana propagandista ideal para ridiculizar  las ideas socialista y a sus dirigentes Lenin y Stalin; entonces convirtieron “Rebelión en la Granja” en un Best Seller, se hicieron reseñas, artículos, y hasta una película de dibujos animados, líderes de opinión en diferentes los medios de comunicación elogiaron el trabajo de George Owell. Así que si pensabas que volver famoso de la nada a un don nadie es nuevo, estás muy equivocado.

Si eso no fuera suficiente, Eric Blair denunció a más de 30 artistas y celebridades, que a su juicio, eran pro comunista, o lo que él nombró “compañeros de viaje, testaferros del comunismo o simpatizantes”. Consistía en una lista de nombres y características, en los que destacan Charles Chapil, Tom Driberg, Malcolm Nurse y varios más. Aquí te dejo las imágenes de la lista original.

Aprovechando el auge de “Rebelión en la Granja”, meses antes de su muerte, George Owell publica “1984”, una novela distópica donde la vigilancia y la adoración enfermiza a un líder llamado Big Brother han hecho una sociedad enajenada e ignorante. Y cómo lo dije más arriba, es un plagio, que en testimonios de Orwell fue un homenaje a la novela rusa “Nosotros”, y le sirvió de inspiración para hacer su propia versión.

Al igual que “Rebelión en la Granja”, la CIA aprovecho muy bien el discurso anti comunista para hacer llegar a todos los rincones de occidente esta novela. Es irónico que Orwell criticó tanto al socialismo soviético que occidente se convirtió, en varios aspectos, en Oceanía, el lugar donde se desenvuelve “1984”.

No dudo de la capacidad literaria de George Orwell, mucho menos de lo icónico de sus obras; como inicié esta publicación, me enamoré de su narrativa y sus historias, pero vale la pena mencionar cómo la literatura y el arte en general ha sido malversado en pro de una ideología dominante. Orwell no fue la excepción, él sólo escribió y el servicio de seguridad estadounidense aprovechó esas ficciones para moldear la realidad.

La lista de 38 nombres: Orwell estaba muy molesto y decepcionado del socialismo, participó en sus guerras y estuvo muy de cerca con sus líderes, y se dio cuenta que no eran como en sus ideales los imagino, a lo que se auto denomino como un socialista demócrata, como aquellos que se dicen agnósticos porque ya no les gustó el dogma católico. Y eso se puede ver en sus diarios, nada era como pensaba, porque la teoría no es igual a la práctica, eso nos cuesta a todos.

Eric Blair fue un hombre de mundo, un intelectual y en cierta forma un profeta de lo que nos esperaba a la humanidad en las décadas venideras, y eso se nota en sus libros, en sus entrevistas, en sus reseñas. Sabía de lo que hablaba, su error fue idealizar al socialismo y no poder asimilar la decepción más que con dos ficciones que aprovecho la CIA para volverlos libros de cajón; tanto que la secundaria y universidad me recomendaron/exigieron leer. Me quedo con su ficción y su narrativa, su vida personal y decisiones cotidianas son como las de un humano más ¿tú con qué te quedas?

Pepe Moss

¿Qué Opin@s?