Navigation Menu+

Las Chicas del Cable: Un Primogénito del que me Avergonzaría.

Posted on May 1, 2017 by in Reseñas | 0 comments

Cuando Netflix anunció sus próximos estrenos, Las Chicas del Cable fue una serie que esperé con ansia: la primera serie original española producida por esta plataforma.

Se estrenó el pasado viernes y el día de ayer me la aventé acompañado de mi familia. Sin caer en el spoiler, la serie comienza con esta acusación, «La vida no era fácil para nadie y menos para las mujeres», un balazo que te atrapa y te crea grandes expectativas; sin embargo estas expectativas se van acabando hasta llegar al suelo, tanto que sólo la terminé para esta reseña.

Lo primero que me decepcionó fue el tema muscial de los créditos iniciales, en inglés ¿en serio?, España se ha caracterizado -y aplaudo mucho-. por defender la lengua hispana; sin embargo, la musica anglosajona y electrónica, es una constante a lo largo de toda la serie. Si bien la dirección de arte y realización es muy destacada, se arruina con una música descontextualizada que te saca de toda la atmósfera de los veinte.

La productora de Las Chicas del Cable, Teresa Fernández-Valdés, afirma que las protagonistas «son fuertes, independientes… Y llegan a la compañía telefónica buscando un futuro diferente”. Me va a disculpar productora, pero el guion es plano y la construcción de personajes es muy precaria, son cuatro clichés metidas en una compañía telefónica.

El mundo está viviendo una ola feminista recalcitrante, mediáticamente estamos viviendo y disfrutando la liberación femenina, y Netflix lo está (o estaba) llevando muy bien: conocemos a Claire Underwood, una mujer decidida y convencida de lo que quiere, todas las heroinas en The Orange is The New Black, o los dintintos matices femeninos en Sense8, es más ¡hasta la peloncita de Eleven (Once) tiene más trasfondo que estás telefonistas. Y no hablemos de Emilia Urquiza en Ingobernable o Isabel Iglesias en Club de Cuervos.

Pero como dice Cinthia Hijar, «vivimos un machismo buena onda». Así definiría esta telenovela -porque no, Las Chicas del Cable no es una serie-. una telenovela machista buena onda, porque más allá de mostrarnos la liberación femenina, vemos una protagonista enamorada y despechada que aprendió, de una madame, a obtener todo a como de lugar, sí, como esas villanas de melodramas televisivos de los que ya estamos cansado. Tenemos la chica de provincia que se enfrenta por primera vez a la metrópoli y se enamora de su príncipe azul y al final encuentra el valor en su corazón.

También está la esposa engañada y maltratada que decide dejar a su marido pero el amor a su hija la detiene. Por último en esta lista de estereotipos está la feminista, bisexual y precursora del poliamor, el personaje más arriesgado pero que no me terminó de convencer; me hubiera gustado ver más este movimiento social, ver la gestación del feminismo en España, el cambio de paradigma tecnológico y la lucha de poder entre gobierno, redes de telecomunicación y grupos sociales.Pero no, vemos historias melosa, concluyendo que lo único que las mujeres buscan es el amor de un hombre.

Y ya entrando al terreno de los personajes masculinos, son personajes débiles y llanos, un padre ogro y la eterna lucha de quién la tiene más grande y quién se queda con la chica y la compañía; reduciendo al popular TODOS los hombres son iguales.

Las Chicas del Cable les faltó arriesgarse, quisieron tocar muchos temas al mismo tiempo y ninguno cuajó; la liberación femenina no es sólo intentar robarte una caja fuerte y unos planos, o ayudar a tus amigas a darle una lección a su novio; tocaron fibras sensibles que desde hace un siglo duelen, y eso es maravilloso, porque soy creyente que la ficción es más real de lo que pensamos, pero sólo le hicieron cosquillas a ese dolor, no me hicieron retorcerme, no me hicieron llorar, no me hicieron cambiar.

Las Chicas del Cable, es y será la primera serie española distribuida por Netflix, pero a Bambú Producciones le faltó valor y trasfondo. Sincerandome, no espero ni quiero ver la segunda temporada, que por cierto ya se está grabando en Madrid. Pero véanla, hispano américa está tirando a lo grande, sólo hay que tomarlo más en serio ¿ustedes qué piensan?

Pepe Moss

Pícale

Herbalife o El Negocio de los Licuados Estafadores Recientemente vi el documental Betting on Zero, el cual hace referencia al millonario negocio que se dedica a vender licuados de plátano en polvo a pr...
LA HISTORIA DE NOSOTROS con Morgan Freeman El próximo 27 de febrero, Netflix estrena una serie que invita al espectador a reflexionar sobre sí mismo, sus relaciones y la comunidad. La Historia ...
¿Usar Netflix para aprender inglés?… Interes... Estás en una entrevista de trabajo en la empresa de tus sueños hablando sobre tu excelente perfil, sobre tu amplia experiencia laboral y más important...
Nuestras Redes
Comparte esta Publicación
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¿Qué Opin@s?