Navigation Menu+

La Contaminación en el Mundo Humano

Posted on May 17, 2019 by in Sociales | 0 comments

Hace poco hablaba de este tema con una persona, y entre sus comentarios me dijo algo que me irritó y me puso a pensar; si bien tiene un poco de razón, no significa que las cosas tenga que ser así. En su comentario nos delegadaba a los jóvenes la responsabilidad de contrarrestar la contaminación, otorgándonos la dicha de no sólo preocuparnos de tener un trabajo, sino además de tener un planeta donde ejercerlo, puesto que a los más veteranos “ya no les iba a tocar” padecer los males que se aproximan.

Suena un poco injusto cuando te pones a pensar que realmente esto se viene gestando desde hace ya muchísimos años y ha ido aumentando con el paso del tiempo.

Pues más o menos así estamos con este pequeño gran problema, que además tenemos la dicha de cargar con la irresponsabilidad de aquellas personas que vivieron en esa época y que decidieron, porque al final del día es una decisión, hacer caso omiso de lo que científicos ya habían predicho. Tampoco es para decir que se jodan y que lo arreglen ellos, pues también somos parte del problema, todos en algún momento llegamos a contribuir para que esto sucediera o para que no dejará de suceder.

Y la cosas se ponen peor; parece ser que como buenos seres humanos no vamos a entender las consecuencias de nuestros actos hasta cuando posiblemente ya no haya nada que hacer, o estemos al punto de la asfixia, donde sea más insoportable el no poder respirar, qué usar el transporte público para llegar al trabajo.

Si bien hay personas conscientes de lo que está pasando con el planeta, hay otras que viven sumidas en el desconocimiento parcial, y en algunos casos total, de las circunstancias; y es que el no tener conocimiento del tema trae como fruto la indiferencia. Cuando las personas no saben acerca de algún tema, no solamente son ignorantes sino también indiferentes.

Bien dicen que un pueblo ignorante es mas feliz, pues mientras menos información tenga será menos consciente del problema. La indiferencia actúa como una forma de anestesia, de apatía hacia el bien común, donde el prójimo ve solamente por el beneficio propio y raramente por el de los  demás. Ese es el problema:no queremos hacer nada al respecto esperando que los demás hagan el trabajo. La cultura de la cual formamos parte y ha sido nuestro esquema social se cimenta sobre  una economía capitalista, basada en la individualidad y el egoísmo, cultura que además es transmitida hacia las nuevas generaciones.

Esto da pie a otra de las mayores preocupaciones que se tiene en la actualidad y es la pregunta del millón ¿tener o no tener hijos? Además de ser muchos, son considerados como pequeños seres que en un futuro llegarán a contaminar mas el planeta. Yo creo, bajo mi propio riesgo de ser juzgada y criticada, que el verdadero problema no radica en tener hijos o no,  pues esa es una decisión individual o en pareja, que queramos o no seguirá pasando; sino la falta de educación que uno tiene como adulto y que posteriormente se transmite a los niños.

Psicológicamente un niño va a reproducir las acciones que hace un adulto. Es como un cachorrito de leopardo, de lobo o de cualquier otro animal, que cuándo es pequeño  aprenden a cazar observando los movimientos que hacen sus padres; un cachorro humano aprenderá de lo que vea de los suyos: si tiran basura en la calle, o si van en el carro y les vale madre el paso peatonal y se estacionan, el niño lo observará, lo absorberá como una pequeña esponja y en algún futuro, si las cosas no se revierten, lo reproducirá en mayor o menor medida.

Así que dejémonos de hacer preguntas tontas que hasta cierto punto no nos conciernen, cuando el problema está en las personas de hoy y no en los niños del mañana, a ellos les tocará su parte en su debido momento cómo nos está tocando a nosotros. Una herencia que es indiscutible rechazar.

Consideró que otro de los grandes problemas es aquel que ocasionan las redes sociales, que si bien son una herramienta esencial, también es un medio en el cual el cerebro humano se diluye, tanto es así, qué es más probable que la gente se preocupe por la falta de Internet tres horas, que por la falta de agua. Pero así como Internet nos ha direccionado la vista a un mundo virtual donde todo es risa e incluso lo malo llega a ser divertido, también es posible ocupar estas plataformas como un medio para poder redireccionar la mirada hacia estos problemas ambientales.

Es realmente triste ver las imágenes o vídeos que publican en Facebook, donde se muestran animales muertos por la ingesta de plásticos, asfixiados o con graves heridas, producto del desecho humano… y también de la basura; pero la realidad no es algo que se puede ocultar a pesar de qué sé haya querido embellecer.

Las cartas están puestas sobre la mesa y aunque parece ser que la moneda está en el aire, aún podemos predecir el futuro. Lo único que se necesita es un cambio de actitud masivo que se vuelva el top ten de cómo salvar al planeta, cambiando o modificando la forma en que se adquieren las conductas sociales, donde se deje de pensar solamente en el ser humano y  comience a tomar en cuenta aquello que lo sostiene ¿o tú que piensas?

Naomi Zaragoza

¿Qué Opin@s?