Navigation Menu+

La Bestia Bestia

Posted on Mar 22, 2017 by in Blog, Diario Hypermedia | 1 comment

Pareciese que conforme pasa el tiempo la especie humana se vuelve más tolerante, más abierta y menos superficial; que va dejando atrás el racismo, y que los modelos de belleza y estereotipos se vuelven obsoletos y retrógradas. Digo pareciese porque no es así; lo anterior dicho es el deber-ser del ahora en que vivimos.

Las redes sociales llegaron para desaparecer a la audiencia inmóvil,  ahora cualquiera (que tenga acceso a Internet) puede hacer y consumir información, pareciese que la democratización de la comunicación llegó ¿No?

Aquí lo que nos debe importar es lo que como prosumidores estamos haciendo en las plataformas en que nos desenvolvemos. Así como podemos compartir un vídeo de animalistas rescatando un perro abandonado, podemos compartir (y disfrutar) de un suicidio en el metro de Tokio. Nos gusta presumir de ser única(o)s y diferentes compartiendo lo mismo que cientos o miles.

El pasado viernes se estrenó La Bella y La Bestia, una de mis películas favoritas de Disney, sin embargo desde que vi el tráiler de esta nueva adaptación empecé a odiarla, por ser la plasta de la plasta de los efectos especiales. La terminé odiando cuando empecé a ver cómo las personas, en especial las mujeres, interpretaban el discurso central de la película: El amor lo puede todo, incluso cambiar a las personas.

Los cuentos como todo el drama y la ficción, son símbolos, símbolos que en la edad media cuando pocos podían pagar una instrucción escolar, servían para instruir en un mismo idiolecto a la mayoría. Como hoy las telenovelas y series.

El amor romántico y caballeresco nació en esa época, la figura de la princesa y el héroe que la rescata (algo machista ¿no?) y desde entonces nos ha marcado un ideal como sociedad. En ese entonces la mujer era un valor de cambio: para unir reinos, pactar alianzas, o posicionarse en cierto estrato social y económico. Estos matrimonios a conveniencia, muchas veces, obligaban a las adolescentes a casarse con un hombre que les doblaba o triplicaba la edad.

Entonces ¿Qué simboliza La Bella y La Bestia?

No importa que tan feo sea tu esposo, el Amor lo puede TODO.

Si bien el amor/odio es una constante en los conflictos de la ficción, en este caso el Amor es una excusa para que las jóvenes no se resistieran y tuvieran fe que detrás de ese cuerpo viejo había un príncipe que las amaba.

De esta forma Bella es la heroína del cuento, no es la damisela en peligro, es la mujer que salva a más de una vida por los errores de un amo egoísta.

El discurso medieval se contrapone al contexto actual, los matrimonios a conveniencia son escasos y en cierto punto hay una libertad de elección de nuestra pareja. Sin embargo la violencia intrafamiliar, el abuso y los feminicidios abundan en nuestra vida diaria. Abunda sin quererlo ver.

Tal parece que algunas mujeres (aún) aceptan y dan por hecho que el Amor lo puede todo y que si aman, la otra persona va a cambiar ¡Sorpresa! No es así (no como nos gustaría).

Lo peligroso de todo esto es que una generación más de niños significó este mensaje, un mensaje que como todos los mitos, se adapta y codifica al presente.

Disney cambió la formula: trajo a una “feminista” como la protagonista de una película machista, incluyó el tema de la homosexualidad para parecer abierto e incluso se volvió ecologista.

Cambió la formula para obtener los resultados esperados: las redes sociales plagadas de “yo quiero a mi bestia”, “ yo me fijo en la belleza interior”, discursos que en la Realidad se traducen como “me pega porque me quiere”, “ yo lo voy a cambiar para bien”, “no es el mejor pero lo amo”.

Entonces ¿Qué tan única(o)s y originales somos? ¿En verdad estamos yendo hacia una sociedad sin violencia y libre de prejuicios? ¿En verdad sabemos cómo es amar sin que nos impongan cómo hacerlo? Escríbeme en los comentarios qué piensas, en una de esas me convences de lo contrario.

Pepe Moss

¿Qué Opin@s?