Navigation Menu+

#Gobiernoespía. PTM, lo que nos faltaba.

Posted on Jun 20, 2017 by in Ni Muy Muy Ni Tan Tan, Política | 0 comments

No es un secreto que a lo largo de la historia de los gobiernos en el mundo se utilice el espionaje como una forma de control de los adversarios, mayoritariamente políticos. Al revisar un poco la historia de las dictaduras alrededor del mundo, es común encontrar a la vigilancia y la persecución como parte clave para aplacar a distintos sectores de oposición a un régimen, incluyendo, periodistas, académicos, políticos, estudiantes, etc. Pero, ¿En un Estado de Derecho?

El día de ayer el New York Times publicó en su primera plana, un reportaje en el cual revelaba que la empresa NSO Group de origen israelí, brindó servicios de espionaje para el Gobierno mexicano a través de un malware llamado Pegasus.

El servicio únicamente se debe de utilizar en casos de terrorismo o de crimen organizado y sólo está disponible para los gobiernos mundiales debido a su alto costo.

En 2011 distintas dependencias gubernamentales adquirieron el servicio de NSO Group por la módica cantidad de 80 millones de dólares. Debido a la situación de violencia y de crimen organizado por la que atraviesa el país, no es difícil imaginarse que dicho servicio no se les negó. Sin embargo el día de ayer (coincidentemente a un año de la matanza en Nochixtlán)  se dio a conocer información que el malware Pegasus fue usado para espiar a seis periodistas, a varios abogados que trabajan en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, una ciudadana estadounidense del Centro Miguel Agustín Pro Juárez que representa a víctimas de abusos sexuales cometidos por la policía, un economista que promovió la ley anticorrupción y un menor de edad, Emilio Aristegui quién es hijo de la periodista Carmen Aristegui.

Ante esta situación los implicados levantaron el día de ayer la denuncia correspondiente, sin embargo el gobierno mexicano aún no se ha pronunciado al respecto. No ha desmentido nada, salvo un comunicado firmado por Daniel Millán Valencia, Director General de Medios Internacionales en el cuál expresa  que “Para el Gobierno de la República el respeto a la privacidad y a la protección de datos personales de todos los individuos son valores inherentes a nuestra libertad, democracia y Estado de Derecho”, además de exhortar a las “víctimas a denunciar ante la Procuraduría General de la República (PGR) para que se hagan las investigaciones correspondientes”, es decir los invita a hacer algo que ya habían hecho.

Fotografía cortesía de Animal Político

Ante este hecho Carlos Loret de Mola y Carmen Aristegui- ambos involucrados-  se pronunciaron en contra de estas medidas de espionaje por parte del gobierno mexicano.

Por su parte en entrevista para CNN, Juan Pardinas, Director del Instituto Mexicano para la Competitividad, señaló que “La seguridad nacional  no debe ser pretexto para la vigilancia, la fiscalización y la opacidad”.

Y es que es inadmisible y totalmente reprobable que en un “Estado de Derecho” el Gobierno utilice estas medidas tan tiránicas y autoritarias propias de una dictadura. Curioso también es el que Luis Videgaray, Secretario de Relaciones Exteriores, se haya pronunciado contra el gobierno de Nicolás Maduro acusándolo de dictador cuando aquí en México estamos viviendo la vigilancia, la persecución, la censura y el asesinato a quien ose denunciar la corrupción y la impunidad.

Bueno, he de confesar que de Carlos Loret de Mola me sorprende que lo espíen ya que su calidad como comunicador ha sido y está en entredicho por una gran parte de la ciudadanía mexicana.

Lamentable es que el gremio periodístico esté enfrentándose constantemente a un régimen acosador y que las bajas, siempre sean de éste lado.

Tiene poco más de un mes del asesinato al periodista Jorge Valdés y ya salió a la luz otro caso de hostigamiento a periodistas.

En cualquier otro país del mundo, esto estaría totalmente penado. Por ejemplo en Panamá el expresidente Ricardo Martinelli enfrenta un juicio por malversación de fondos y por permitir espionaje telefónico contra 150 persona de manera ilegal.

En Guatemala la ex vicepresidenta Roxana Baldetti se encuentra detenida por presuntos nexos con el narcotráfico mexicano. Eso sin mencionar también al ex presidente Otto Pérez Molina que está detenido desde septiembre de 2015 por los delitos de asociación ilícita y cohecho pasivo.

Si Guatemala y Panamá han puesto el ejemplo, ¿Por qué México no puede?

¿Qué es lo que busca el gobierno mexicano agrediendo y vigilando a estos actores de la sociedad?

¿Qué los llevó a tomar una decisión tan estúpida e ilegal? Esta medida viola la Ley Federal en Telecomunicaciones y Radiodifusión que expresa, está prohibido el espionaje si no es con una orden judicial clara. ¡Y esa misma ley fueron ellos quienes la propusieron y la apoyaron! ¿Cuántas leyes se han roto con esta imprudente medida? ¿Cuál será el castigo?

Con esta lamentable situación es ya imposible confiar en las instituciones encargadas de salvaguardar nuestra integridad como ciudadanos. O qué, ¿Me van a decir que el Instituto Nacional de Acceso a la Información está haciendo un bien su trabajo?

Habrá que esperar cuál es el pronunciamiento del gobierno federal ante estos hechos, que estoy seguro será el de siempre, pero ante las hechos de siempre, medidas diferentes. Se debe de enjuiciar a los creadores de esta situación, así como a los de Nochixtlán, Ayotzinapa, Tlatlaya, Atenco, Acteal, guardería ABC, feminicidios en el Estado de México y… la lista es tan larga que no terminaría.

No me queda más que advertirles que tengan cuidado cuando hagan una llamada, podrían estar escuchando los “Te amo” que le propician a su novia/o, o los regaños de su mamá, o la fiesta con sus amigos, o sus llamadas cachondas a las sexline, o…

¿Qué Opin@s?