Navigation Menu+

Entendiendo a Maui

Posted on May 2, 2019 by in Bajo el Sol, Reseñas | 0 comments

Una ficción es tan buena como sus personajes secunadarios; y en la película Moana, Maui es quien le da el brillo a la historia (lo siento Tomatoa), así que no nos queda más que decirle: DE NADA.

En su voz original,  Maui es interpretado por Dwayne Johnson, La Roca, quien le da al personaje animado muchos de sus gestos y ademanes. Y en el doblaje para América Latina fue el maestro Beto Castillo, quien hizo un excelente trabajo hablando y cantando.

¿Quién es Maui?

Maui es un héroe semidios de la cultura polinesia, un pueblo viajero que conquisto las islas del pacífico sur, desde Hawaii hasta Nueva Zelanda; y en su mitología, Maui al igual que en la película, le dio a la humanidad las islas, los cocos, los días más largos, el cielo más alto y el fuego.

En pocas palabras, Maui se encargó de dar todos los recursos que los polinesios aprovechaban en su día a día, en la canción de You’re Welcome (De Nada) resume muy bien las  historias que enmarcan el mito de Maui. Aquí te dejo el vídeo oficial.

El Maui de la película Moana, tiene una historia diferente al Maui de la cultura polinesia, pero su personalidad al igual que la de muchos semidioses de la distintas mitologías es presumido y engreído, la cara narcisista de los ideales del humano todo poderoso capaz de hacer mucho y admirado por todos. Sin embargo debajo de ese fortachón está un personaje inseguro y temeroso ¿Por qué?

Resultado de imagen para constelación de escorpion

Constelación de Escorpión. Manaiakalani para los polinesios en honor al anzuelo mágico de Maui.

Maui tuvo padres mortales, quienes al nacer lo rechazaron lanzándolo al mar como si fuera nada, de algún modo los dioses lo encontraron y le dieron dieron el anzuelo mágico con el que hizo todas las hazañas que mencioné antes; que por cierto, en la película no lo dicen pero el anzuelo se llama Manaiakalani, nombre de la constelación que en occidente llamamos escorpión.

Así los dioses hicieron de Maui el  cambiaformas, semidios del viento y el oceano, héroe del hombre y la mujer. Él les dio todo, hasta robar para ellos el corazón de Te Fiti que tenía la capacidad de crear vida, un poder que la humanidad siempre ha codiciado, desatando un desequilibrio que llevaría a una inevitable muerte a la vida de las islas.

Maui representa a la típica persona poderosa que por fortuna de la vida se ha convertido en un “semidios(a)”; esa persona que sustenta su grandeza en las opiniones y reconocimientos colectivos y que además necesita sus bienes para mantener ese estatus; en el caso de Maui, su anzuelo.

Su anzuelo mágico es el equivalente al báculo del mago o los reyes, el martillo de Thor, el trinche de Acuamán, un objeto en el que se materializa el poderío de un personaje; el anzuelo mágico representa lo mismo para Maui que el carro tuneado de mi vecino con complejos de masculinidad.

Maui busca constantemente el aprecio de la gente porque fue rechazado por sus padres; este héroe mítico representa a esas personas que buscan el amor y apreció que nunca recibieron de niños, y se esconden detrás de una personalidad narcisista.

Esa es la razón de porque le daba tanto a los humanos, darles para retenerles, la misma razón de porque Tomatoa, el cangrejo gigante, lo minoriza en su canción, esa es la razón de porque Moana se vale de esa parte de su personalidad para manipularlo y convencerlo de acompañarla a enfrentar a Te Ka, esa es la razón porque su autoestima se derrumba al no poder transformarse a conveniencia y terminar siendo un escualo ¿te das cuenta lo trascendente que puede ser el amor de los padres en edades tempranas?

Pero Maui no se queda ahí y con la ayuda de Moana logra descubrir que con o sin su anzuelo mágico, él es Maui. Ese es el camino de Maui dentro de la película de Moana: un narcisista encuentra su verdadera autoestima en la riqueza de su historia y bondades más allá de objeto que lo vuelve poderoso. Y es en esa aceptación es cuando decide enfrentar al monstruo de lava cuerpo a cuerpo, sin anzuelo, porque al final sólo eres tú contra la vida o la muerte.

¿Qué tan semidioses creemos ser? ¿Qué tanto dependemos de un objeto para estar seguros de lo que somos?¿Qué tanto depende nuestra autoestima del prestigio de la gente? ¿Podríamos dar la vida por lo que amamos si enfrentamos la realidad con nuestras propias manos? Piénsalo y escríbemelo en los comentarios, y comparte este artículo.

Pepe Moss

¿Qué Opin@s?