Navigation Menu+

EN SUS ZAPATOS presenta: Prepotencia (o chingonería) hecha mujer

Posted on May 22, 2017 by in En Sus Zapatos, Espectáculos | 0 comments

No sé si hace algunos días llegaron a ver el video que se hizo viral en redes sociales, en el cual Salma Hayek y Martha Debayle fueron las protagonistas, y por cierto ésta última recibió bastantes críticas.

De todos modos, lo hayan o no visto se los cuento de manera breve: resulta que Salma visitó México con el fin de promocionar la película en la que participó al lado de Eugenio Derbez, llamada  Cómo ser un latin lover. Pues resulta que en sus tantas visitas a programas de tele y radio, un día hizo la parada en el espacio de Debayle.

En medio de la euforia y el ajetreo, parte del equipo de la periodista se encargó de hacer una transmisión en vivo para que sus seguidores del programa radiofónico presenciaran el momento en el que la celebridad internacional charlara con Debayle.

Los que pudimos ver el video en tiempo real, en un principio nos desconcertó la actitud mamona que tomó Martha y la forma en que se expresaba con la jarocha, en pocas palabras se vio muy corriente al usar tantas groserías en su lenguaje y tratar de comparar su estilo de vida con el de Hayek, quien por suerte o destino tiene una posición muy por arriba de Debayle, y cómo no, si está casada con un empresario francés.

Ahora que ya todos estamos en el mismo canal, les quería decir el porqué de mi título y es muy simple. Se acordarán que hace unos textos atrás hablé sobre lo amado u odiado que es Ricardo Arjona, pues prácticamente con Martha ocurre lo mismo.

Me atrevía escribir sobre ella porque en lo personal es alguien que admiro y ha demostrado lo que es ser una mujer chingona, guapa, con estilo, y sobre todo con muchas ganas de trabajar.

Pero quise también saber qué opinan ustedes sobre ella. Pues me resulta un poco patética a veces la postura que toma y el ser superior que se llega a creer.

Me di a la tarea y me puse en los ZAPATOS de la periodista, y la verdad me pareció triste cómo a veces ponemos barreras imaginarias los seres humanos o nos aprovechamos de las cualidades que tenemos para poder demostrar lo fuerte que somos ante alguien competente en el ámbito que ustedes quieran llamarle, y al final, lo único que demostramos es ese temor que hay por ser, hasta cierto punto, menos que alguien más.

¿Capisci?, a veces no necesitamos puntualizar con acciones o palabras lo que somos en el fondo, porque bien han dicho por ahí que lo que eres por dentro se nota a kilómetros y no necesitamos hacer énfasis en actitudes ridículas para creernos el centro de atención.

Martha, yo amo tu revista y todo lo que haces, pero no está padre que a veces saques esa parte prepotente y ególatra que te cargas para reconocer que todo gira en torno tuyo.

Viendo a nuestro país de la mierda lo que uno menos quiere es que esa basura de prepotencia siga existiendo, creo que nos falta mucha, mucha pero muuuuuuuuuuuuuuuucha humildad. El día que haya eso a sobra podré decir que somos chingonería hecha seres humanos, ¿o no?

Rodrigo Zear

¿Qué Opin@s?