Navigation Menu+

El Rey León 25 años después

Posted on Jul 22, 2019 by in Reseñas | 0 comments

A estas alturas espero que varios hayan visto El Rey León, y más allá de los spoilers que puede contener este artículo, no quiero crearles prejuicios antes de verla. Empecemos.

Lo que se agradece.

El argumento e historia no fue alterados, Jon Favreau se encargó de no modificar nada de lo que Disney nos mostró en 1994, al contrario, enriqueció la historia, llenando esos huecos que no sabíamos que estaban ahí (por lo menos para mí); por ejemplo: La cicatriz de Scar fue hecha por Mufasa en una pelea -obvio ganó Mufasa. Se ve cómo vivieron las leonas cuando gobernó Scar y el sistema de privilegios que tuvieron las hienas, lo que provoca a Nala a ir por ayuda. También nos enteramos que Sarabi era el crush de Scar y que esa pelea con Mufasa fue para estar por ella, o así yo lo entendí. Y también se ve la forma en que Simba socializaba con especies que no veía como presas, me enterneció mucho.

De la mano de esto, el desarrollo de los personajes va más allá de un arquetipo como en la versión animada, Scar es un personaje que logras entender, y en momentos a odiar, en la versión animada es un gran villano, pero en live action es un personaje complejo, tiene un motivo más allá de sólo envidiar a su hermano y querer ser el rey. Tiene un trasfondo.

Otro personaje que le dieron su lugar como se debe es a Zazu. Ya no sólo es el mayordomo y bufón del rey, es un miembro de la corte, cuida incondicionalmente al reino, él mismo lo dice “lo hago por mi país”; tiene un papel trascendental en la historia, mantiene el orgullo de Mufasa a pesar de ser exiliado por Scar, ayuda a Nala, pelea cuando regresa Simba, deja de ser el ave cobarde que vimos hace 25 años y se vuelve un personaje que representa la  lealtad.

También Pumba tiene un motivo: buscar y dar justicia a los abusivos, enfrenta a las hienas porque era lo que buscaba embistiendo a los buitres, fue la búsqueda de justicia lo que hizo que encontrara a Simba en medio del desierto. Rafiki deja de ser gracioso, para ser un sabio en todos los sentidos, un mandril místico y paciente, pero fuerte cuando llega la hora de pelear.

Pero vamos con los personajes femeninos que son quienes más llamaron mi atención: Sarabí es una reina íntegra, fiel y justa, inquebrantable líder de la leonas (tanto que si ella no aflojaba con Scar, las leonas tampoco, algo que en el leones, y el mundo animal en general es muy importante, el ejercicio de poder para el derecho a reproducirse. Sarabi comandaba la caza y también se deja ver que combatía a las hienas cuando entraban a las tierras del reino, amorosa con su hijo y cordial con su manada.

Pero el personaje que mejor fue deconstruido fue Nala, pasó de ser una leona pasiva y predestinada a ser la pareja de Simba a tener un papel protagónico, un papel fuerte, lleno de coraje y orgullo; ayuda a Simba a salir de su zona de confort y en la escena de la batalla final combaten juntos, contrario a la película de 1994. Puede ser una acción insignificante, pero es un cambio simbólico maravilloso, Nala y Simba son un equipo, un equipo para recuperar su reino, y un equipo para reinar, un equipo para todo ¿Qué significa esto? Que los arquetipos de la feminidad están cambiando y las ficciones lo están llevando a sus universos.

El live action, es más que sólo hacer animación lo más fiel a la realidad en que vivimos, y Favreau lo tiene bien en claro, el live action es plasmar la realidad en la que vivimos en animación ¿qué implica esto en El Rey León? hacer que cada animal respete su naturaleza, los movimientos de cada personaje son acorde a su especie, no me extrañaría saber que los animadores fueron asesorados por etólogo;, no son animales de dibujos animados bailando, son animales animados en CGI comportándose como son en la nuestra realidad, por ejemplo, la zuricata rascándose en todo momento o acicalando al jabalí, las hienas sin respetar el espacio personal como signo de dominación y los leones agitando sus melenas por esa misma razón. Esos pequeños detalles hacen que sea live action en serio.

Con el Rey León es inevitable hablar de la banda sonora, y algo que agradezco infinitamente a Disney es el respetó al trabajo de Hans Zimmer y Elton John; porque el El Rey León suena a lo que suena por el gran trabajo de estos dos compositores. Sí, tiene algunos cambios en armonía y lírica, pero bueno, la esencia sigue ahí, sólo fue adaptada a lo que la industria musical hoy en día está haciendo.

Las voces en su idioma original suenan maravilloso, la mezcla es perfecta, Donal Glover y Beyonce hicieron de Can You Feel the Love Tonigth una pieza moderna sin perder su estilo original. Y así es en todas, quizá la que menos me gustó fue Be Prepared (Listos Ya), pero bueno, lo que hizo Jeremy Irons en la versión de dibujos animados es una joya que pienso, no quisieron tocar, y eso al final es lo que se agradece.

Lo lamentable

Sin ser Memo Aponte y siendo más Loop en el Script puedo afirmar lo siguiente: ¡El doblaje al español latino es horrible! sí, me pueden decir que fue con voces súper profesionales en un estudio de renombre (Taller Acústico), pero el resultado es lo que es: Mateo Ramírez Velazco, un niño que nunca había hecho doblaje, prestó su voz a Simba de cachorro,  y eso no importa, al final no naces sabiendo hacerlo, sino la mala dirección  de Ricardo Tejedo. Nunca le creí a al futuro rey, todo sonaba sin intención, Mateo sólo repitió lo que estaba en el Script y así lo pusieron en el corte final.

Carlos Rivera canta muy bonito y es MUY guapo, pero tampoco le creí nada, intentaron que no sonara a su voz, pero en ese mal intento se escucha falsa y con mala dicción. Está claro que los Estudios Disney dijeron “quiero un Startalent” y pusieron a Carlos Rivera, parece que no fue suficiente haber hecho a Simba en teatro, porque el cine y el doblaje son disciplinas totalmente diferentes.

Lo más rescatable en el doblaje es el trabajo de Fela Domínguez, quién también es Nala en la obra de teatro y tampoco había hecho doblaje en su vida pero se esforzó en hacerlo muy bien, y eso sí se nota. Cantando no diré más, sólo les presumiré que en Twitter le declaré mi amor y me dio corazoncito.

También hicieron un gran trabajo Gerardo Alonso (Zazu), Luis Leonardo Suárez (Timón) y cantando me encantó, Sergio Carranza (Pumba) y por supuesto Arturo Mercado, quién dejó su papel de Simba para interpretar a Rafiki en esta nueva versión, porque él SÍ es un actor de doblaje, no como Mateito y Carlitos.

Algo que también puedo cuestionar es la modificación de frases icónicas; esas frases que nos sirven de referencia y repetimos en nuestro día a día. Pero bueno, no quiero parecer tan conservador, al final son las nuevas generaciones quienes vivirán con estas nuevas frases, mientras que mi generación morirá con las la década de los noventa.

Quisiera escribir más porque hay muchas cosas en las quisiera profundizar pero quiero dejarlo para publicaciones posteriores, así que les advierto que esta semana se le dedicaré a la nueva versión de El Rey León, terminando el segundo capítulo de Bajo el Sol, que tiene mucho que ver con esta película. Escribe en los comentarios qué fue lo que más te gustó, y lo que no, comparte y síguenos en nuestras redes sociales.

Pepe Moss

¿Qué Opin@s?