Navigation Menu+

Cuando Conocí [bostezo] al Chapo [vuelve a bostezar] Guzmán… o Cómo Promocionar tu Tequila a través de Netflix

Posted on Oct 25, 2017 by in Reseñas | 0 comments

Ok, el tema del momento: la serie documental de Kate del Castillo en la cual narra todo el escándalo en torno a su encuentro con Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, junto al actor Sean Penn.

Ella narra desde el momento en que escribió un tuit dónde declaraba que creía más en el Chapo que en el Gobierno, posterior a esta declaración y con el Chapo ya prófugo, este tomó interés en ella, la contactó, y a partir de ese momento comenzaron enviarse mensajes durante cierto tiempo para luego encontrarse.

Posterior a su primer encuentro el actor Sean Penn entraría a la ecuación, pues buscaba también un encuentro con el narcotraficante y hacerle una entrevista, la cual se planeaba que fuera publicada para la revista Rolling Stone; ese encuentro ocurrió y como se planeó, la entrevista fue publicada, aunque no la realizó como tal, pues Sean entregó una hoja con preguntas para que en un video el Chapo respondiera a las preguntas.

Tiempo después el narcotraficante es nuevamente aprehendido, todo lo sucedido sale a la luz y la entrevista se publica.

Bueno, espero haberles dado un contexto aproximado de los hechos. Ahora, el punto principal es la serie documental de Kate del Castillo en la cual se trata de desmitificar la figura del Chapo, y además saber la “versión” de Kate después de todo lo ocurrido, de la investigación que el Gobierno hizo de ella a partir de su encuentro con él y bla bla bla.

¿Por qué bla bla bla? Porque, para quienes la hemos visto, obvio nos aburrió, no sólo la lentitud con la que se cuenta la historia sino también, como es tratada.

¿Qué les puedo decir? “¡Pobre Kate! ¡No sólo vivió el terror de conocer al Chapo Guzmán, sino que el desgraciado de Sean Penn jugó con sus sentimientos! ¡Ella se enamoró de verdad y él sólo buscaba acercarse a ella para obtener la entrevista con el Chapo! ¡Pobre de ella, todo lo que vivió!” PUES NO.

Pero lo positivo de todo fue que tanto Sean como el Chapo pudieron probar su tequila y además pudo promocionar su serie, también producción de Netflix.

 

Y repito, si no han visto la serie, pues prácticamente ya se las conté toda. Si esto fuera un largometraje…no podría ser otra cosa que un falso documental, no hay más. Lo que sí hay que reconocer es que Kate es una excelente actriz, casi nos convence de que ella no sabía lo que iba a pasar, que no media la magnitud de lo que estaba haciendo y de como se enamoró de Sean, pero bueno como buena actriz de telenovelas, tiende a sobreactuar sus expresiones de tristeza y dolor en su corazoncito de pollo, además del miedo y el delirio de persecución.

By the way….entendemos el miedo de Sean Penn por su vida, pues claramente se argumenta una traición de su parte hacia Kate y peor aún, se sospecha que fue él quien dio a las autoridades el paradero del narcotraficante, y eso lo dice el mismísimo abogado del Chapo.

Y bueno como no todo puede ser porquería en una producción y a veces esta tiene algo rescatable, la serie producida por la mismísima Kate no se queda atrás, hay que reconocer que denuncian que el Gobierno busca distraer a los ciudadanos con historias que ellos inventan para desviar la atención y en esta ocasión ella fue ese elemento, pues se creó la historia de amor entre el Chapo y ella.

A fin de cuentas, vimos algo así como una telenovela, donde la protagonista buena onda, hermosa, inocente, mujer enamorada y al final triunfal, es Kate. El galán, y a la vez antagonista, es Sean Penn, mientras el Oscar a mejor actor de reparto es para Joaquín “el Chapo” Guzmán.

Si eres fan de las telenovelas y quiere ver esta serie, será mejor que tengas una caja de pañuelos desechables porque seguro lloras. Vela bajo su propio riesgo.

Belén R.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.